INSTITUCIONES GUBERNAMENTALES

En la antigua Grecia, coexistían tres organismos políticos dónde los ciudadanos participaban en números que sobrepasaban los cientos e incluso hasta los miles. Se trataba de la asamblea (la cuál se caracterizaba en algunos casos con un quórum de 6000), el consejo de los 500 (Boulé) y los tribunales (mínimo de 200 personas, en algunas ocasiones hasta de 6000). La Asamblea y los tribunales, son de estas tres instituciones, los verdaderos órganos de poder. Fue a mediados del siglo IV a. C. cuándo las funciones judiciales de la Asamblea fueron acortadas en gran parte, aunque jamás llegó a perder un papel relevante en el inicio de ciertos tipos de juicios políticos.


LA ASAMBLEA (Ekklesía)

La ekklesía, del griego ‘κκλησία’ posee un significado que se traduce en ‘asamblea del pueblo’, se trataba de la principal asamblea de la democracia ateniense en la Antigua Grecia. Instaurada por Solón en el año 594 a. C., tenía un carácter popular, de manera que todos los ciudadanos mayores de 18 años podían acceder a ella, sin distinción de clases, con la diferencia de que todos debían de ser varones y poseer procedencia ateniense para ser considerados bajo el nombre de ciudadanos.


La ekklesía era utilizada para nominar a los magistrados, elegidos por votación, a través de la participación de todos los atenienses que formasen parte de la asamblea y que a su misma vez, también elegían de forma indirecta a los componentes del Areópago, los cuales eran elegidos por los magistrados electos de la Ekklesía.


Entre muchas otras caracteríticas, la asamblea tenía la última palabra en lo referente a la legislación ateniense, las declaraciones de guerra, la firma de la paz, la estrategia militar, o contaba con la capacidad de llamar a los magistrados a rendir cuentas ante ella al final del año de su mandato.


En el siglo V a. C. sus miembros ascendían a 43.000 personas. Pero, eran sólo aquellos con riquezas suficientes como para poder pasar mucho tiempo lejos de casa los que podían haber participado de forma habitual, hasta que las reformas de Pericles en los años 451 y 452 a. C. permitieron el acceso de todo ciudadano, independientemente de su nivel económico.


Al principio se reunía una vez al mes, sin embargo más tarde llegó a reunirse tres o cuatro veces a lo largo de un mes. La agenda para la ekklesia la establecía el Boulé, el consejo popular. Las votaciones se hacían a mano alzada y dentro de la Ekklesía se distinguían cuatro funciones principales: llevaba a cabo las órdenes ejecutivas (tales como decretos), elegía algunos funcionarios, legislaba, y por último, juzgaba delitos o crímenes políticos.
external image demo1.jpg